apart1.gif (3374 bytes)

  1. INTRODUCCIÓN
  2. CONCEPTOS GENERALES
  3. PAPEL DEL EXPERTO COMO ANIMADOR AL EMPLEO
  4. PERFIL DEL DEMANDANTE
  5. ESTRATEGIAS DE ORIENTACIÓN PARA LA INSERCIÓN LABORAL
  6. PERFILES PROFESIONALES DE LAS OCUPACIONES

apart11.gif (1944 bytes)

La Formación Profesional debe ser un instrumento que dé respuesta a las exigencias del cada vez más competitivo y cambiante mercado del trabajo; en el ámbito regional, nacional y europeo. Debe adaptarse a las nuevas exigencias de las cualificaciones y a la creciente movilidad en el empleo.

Para acometer la reforma necesaria de este sistema formativo existe en España un marco de referencia obligado que es el Programa Nacional de Formación Profesional aprobado por Consejo de Ministros en su reunión de 5 de Marzo de 1993, y que pretende desarrollar las directrices recogidas en el Tratado de Maastrich, que hacen referencia explícita a la necesidad de mejorar la "inserción social y profesional" en el mercado de trabajo, potenciando la formación profesional.

En nuestro Estado son dos los organismos con competencias para ordenar el sistema de Formación Profesional. Por una parte el Ministerio de Educación y Ciencia elabora el "Catalogo de títulos de Formación Profesional" y por otra el INEM, hace lo mismo con el "Repertorio de certificaciones profesionales" (visitar la siguiente dirección de Internet: http://prometeo.cica.es) a través del Plan de Formación e Inserción Profesional desarrolla y estructura el subsistema de Formación Profesional Ocupacional, que se orienta fundamentalmente a la adquisición de cualificaciones directamente vinculadas a ocupaciones concretas.

La relación de la Formación Ocupacional en sus contenidos debe ser directa con el Mercado de Trabajo, debe ser flexible, y ajustarse a los cambios, socio-laborales, tecnológicos, económicos, etc.

La Formación Ocupacional debe ser un instrumento que aumente las posibilidades de inserción de los trabajadores en el mercado laboral.

Por lo tanto, el trabajador, necesita cada vez más adquirir destrezas que hagan que sus posibilidades de encontrar un empleo o de mantenerlo sean mayores. En este sentido el trabajador debe acumular experiencias por medio de las cuales aprenda y se prepare para comprometerse con un trabajo y considerarlo como parte de su forma de vida.

Esto lo podremos conseguir profundizando en una Formación Ocupacional de calidad y a la vez, estableciendo mecanismos de Orientación Profesional.

apart12.gif (2238 bytes)

El INEM y Comunidades Autónomas definen la Formación Profesional Ocupacional como "la formación apoyada en actuaciones públicas o privadas, cuyo objetivo inmediato es la incorporación a un puesto de trabajo o el mantenimiento del mismo".

A nivel Europeo este término no existe, refiriéndose el Consejo de Europa en su Decisión de 6 de Diciembre de 1994 a la "Formación Profesional continua" como "cualquier acción de Formación Profesional realizada por un trabajador de la Comunidad Europea durante su vida activa", definición que nos parece más acertada.

En el mismo documento la Comunidad Europea define el término de "Orientación Profesional" como "La prestación de consejos e informaciones en lo relativo a la elección y movilidad profesionales, se realizará en el ámbito de los ciclos de educación y de formación profesional así como por medio de iniciativas de información individuales".

Es en la definición de Orientación Profesional donde empezamos a vislumbrar el papel del experto en este proceso al concretar que la Orientación se realizará en el ámbito de los ciclos de educación y de la formación profesional. Es decir, debe asumir simultáneamente dos funciones, en primer lugar el experto debe saber transmitir los conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes adecuadas a los niveles de competencia prevista, y en segundo lugar debe generar actitudes adecuadas encaminadas al empleo y a la búsqueda del mismo.

El término de Inserción Laboral lo podríamos definir como "una serie de actuaciones, dirigidas a la incorporación a un puesto de trabajo y al mantenimiento del mismo".

apart13.gif (2923 bytes)

La formación para la inserción dentro de los curso de Formación Ocupacional estará presente de inicio a fin de la acción formativa, y corresponde al experto este papel de animador al empleo, porque además del contacto diario con el alumno y el conocimiento del mismo que de esto se deriva, es un profesional, y por tanto, tendrá un conocimiento profundo del mercado laboral en la especialidad.

Por otra parte conocerá los perfiles de las ocupaciones y los mecanismos de acceso a las empresas del sector. Esto dependerá efectivamente de la experiencia profesional del experto, así como de la mayor o menor relación que tenga con el medio en el momento de impartición del curso.

El experto, para el desarrollo de esta competencia debe tener capacidad para proceder al cambio actitudinal del alumno hacia el empleo y hacia la búsqueda del mismo, deberá enseñarle las diferentes técnicas de búsqueda de empleo, la situación del mercado laboral y la adaptación de los perfiles del alumno al puesto de trabajo.

apart14.gif (2643 bytes)

El perfil del alumno va a responder a las siguientes características según estudios del INEM:

Demandantes de primer empleo.

Se pueden dar dos tipologías con las siguientes características:

  1. Escasa formación.
  2. Formación cubierta.

Parados de larga duración.

Nunca son llamados a ofertas debido a:

Rechazados en ofertas sistemáticamente debido a:

apart15.gif (3199 bytes)

Las formas de intervenir en el ámbito de la orientación para la inserción laboral son muy diversas, destacamos los diferentes "Recursos y estrategias de orientación para la inserción laboral".

Pérez Escoda, N. (1995): "Recursos y estrategias de orientación para la inserción laboral". Revista "Herramientas", año VII, vol. III pp. 44-48.

ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN ACTIVAS

Añaden a las anteriores la ejercitación de las técnicas de búsqueda de empleo, su seguimiento y el apoyo del experto para orientar el desarrollo de las actitudes positivas de inserción, y favorecer su mantenimiento.

Exceden la mera transmisión informativa incluyendo la ejercitación de las técnicas de búsqueda de empleo, su seguimiento y el apoyo del experto para orientar el desarrollo de las actitudes positivas de inserción, y favorecer su mantenimiento.

Dentro de las estrategias de intervención activas podemos encontrar:

La entrevista formativa

Es un conjunto de entrevistas cuyo número dependerá de las carencias y disponibilidad del desempleado. Se inicia el proceso con la identificación y discusión de las posibilidades de empleo del usuario.

En esta primera valoración se estima si el sujeto está preparado para la inserción o requiere previamente aumentar su empleabilidad.

En este último caso se le orienta sobre los cursos formativos de interés para él. Cuando la valoración aconseja la inserción directa, se ayuda al usuario a concretar un plan de acción que facilite su inserción laboral

En los siguientes encuentros se supervisa el cumplimiento de los acuerdos establecidos en relación al plan de búsqueda de empleo, siendo el marco idóneo para limar deficiencias y rectificar errores.

El módulo formativo

Es un cursillo monográfico sobre inserción laboral, en el que el docente no sólo proporciona información mediante clases magistrales, sino que se convierte en dinamizador del grupo-clase y líder técnico, priorizando el debate entre los alumnos. El grupo se convertirá en el lugar donde los participantes podrán intercambiar informaciones, buscar soporte y comprensión.

apart16.gif (3006 bytes)

El estudio de los puestos de trabajo nos servirá para obtener información sobre las competencias necesarias que requiere el trabajador para el desarrollo del mismo: qué deberá saber, qué deberá saber hacer, y como deberá estar y actuar. Ello redundará en una economía de esfuerzos en cuanto a los itinerarios formativos necesarios. Conoceremos algunos términos que nos permitirán unificar conceptos y expresiones:

Tarea

Secuencia de actividades manuales y/o intelectuales que constituyen un conjunto identificable como unidad elemental de trabajo y tiene en si misma un principio y un fin. Como mínimo requiere para su realización la aplicación de unos conocimientos profesionales, destrezas o aptitudes concretos y la utilización de instrumentos o equipos específicos.

Puesto de Trabajo

Conjunto de tareas, deberes y responsabilidades que, en el marco de las condiciones de trabajo de una entidad concreta, constituye la actividad laboral regular de una persona.

Ocupación

Es la agrupación de actividades profesionales pertenecientes a diferentes puestos de trabajo con características comunes, cuyas tareas se realizan con normas, técnicas y medios semejantes y responden a un mismo nivel de cualificación.

Competencia General

Es la expresión global de la profesionalidad requerida para el desempeño pleno de la ocupación, en la que se explicitan las grandes funciones que la caracterizan junto a las capacidades que permiten ejercerlas eficazmente en relación con el entorno profesional en el que se desarrollan.

Las Capacidades Profesionales se deducen mediante un tratamiento de las aptitudes y actitudes descritas para cada ocupación, así como de su relación con el entorno profesional.

Las Capacidades Profesionales deben hacer referencia a todas las dimensiones de profesionalidad en cuanto a:

La suma de las capacidades requeridas para una ocupación nos dará como resultado el establecimiento de la Competencia general de una ocupación.

Unidades de Competencia

Se deriva de la competencia general y constituye una de las grandes funciones para el desempeño profesional de la ocupación, representa una parte significativa y fundamental de la misma y puede reflejar una gran etapa del proceso de trabajo o una técnica fundamental que dé lugar a un producto acabado o un servicio concreto.

En cada Ocupación las grandes funciones que constituyen el desempeño de la actividad profesional se denominan Unidades de Competencia, y la suma de todas ellas conformaran la globalidad de la ocupación en el marco de la competencia general definida.

Las Unidades de Competencia a la vez se desagregan en realizaciones profesionales y constituyen elementos profesionales independientes que harán referencia a los procesos, técnicas o productos parciales de la misma, expresando además los logros técnicos, funcionales y de calidad que se esperan en el ejercicio profesional de la ocupación.

Las realizaciones profesionales deberán expresarse de manera que contemplen, al menos, tres aspectos fundamentales:

Más información

A cada realización profesional se le asocian los Criterios de ejecución, y se entienden como tales las pautas que permiten valorar como adecuados/inadecuados, satisfactorios/insatisfactorios, el desempeño de un aspecto clave de la Realización Profesional.

En la definición de los criterios de ejecución se deben expresar, con la suficiente precisión, cuando en su caso proceda lo referente a:

Para poder llegar a entender en toda su magnitud lo anteriormente expuesto, y llegar a poder traducir el, muchas veces, lenguaje críptico de las definiciones será de gran ayuda el RD 1393/95 de 4 de Agosto, por el que se establece el Certificado de Profesionalidad de la ocupación de Dependiente de Comercio.

En este RD tenemos un ejemplo de lo que es una Ocupación, una Competencia General, Unidades de competencia, realizaciones, y criterios de ejecución.

indice.gif (644 bytes) WB01345_.gif (616 bytes)